lunes, 20 de julio de 2020

Causas, tratamientos y tipos de manchas en la piel



La cirugía plástica en Sevilla consigue mediante sus tratamientos que tu piel luzca tan radiante como el primer día. En ocasiones vemos cómo se crean todo tipo de lesiones cutáneas pigmentadas que hacen que nuestra piel no esté como debería. Algunas de ellas se deben a los cambios en la producción de melamina, un pigmento natural que determina cuál es el color del pelo y la piel. Además también nos protege de los rayos ultravioleta.
Los melanocitos son las células encargadas de sintetizar la melamina. Cuando hay un exceso de la misma no se distribuye de forma igualitaria, por lo que se acumula en unas zonas más que en otras creando manchas en nuestra piel.
Desde la Clínica Dr. Martínez Sahuquillo queremos hablaros de las manchas en la piel. Entre las principales causas se encuentran el paso del tiempo y la exposición prolongada al sol. Otros de los factores que acabarán causando cambios en nuestra piel son las hormonas, el uso de perfumes o los medicamentos fotosensibles.
Dependiendo de la causa a la que nos refiramos el tipo de mancha puede ser una u otra. Entre las más comunes se encuentran las pecas. Es una acumulación de pigmento marrón, de forma redonda, que puede estar en cualquier parte de nuestro cuerpo. Suele ser más común su aparición en aquellas personas que tienen la piel blanca.
También podemos encontrar con los lunares, causados por un aumento de los melanocitos. Suelen tener diferentes formas y texturas. Para que estén controlados en todo momento es recomendable visitar con regularidad a un especialista.
Por otra parte, las manchas solares suelen ser marrones, redondeadas y planas. Están en aquellas zonas que han sufrido en mayor medida la exposición al sol por un largo periodo de tiempo.
Entre los tratamientos recomendados por nuestra clínica de cirugía plástica en Sevilla se encuentra el peeling facial y resurfacing con láser. Ambos tienen como objetivo acelerar la renovación de las capas de nuestra piel. Estas técnicas actúan directamente sobre la dermis para poder acabar con las células dañadas y así estimular su regeneración.
Tras la exfoliación comenzará un periodo de recuperación para que haya un aumento en el colágeno y las fibras elásticas. Así como también la disminución de las células que producen la melamina.
Para poder someterse a cualquiera de estos tratamientos será recomendable acudir a nuestros especialistas. Ellos estudiarán tu caso de forma personalizada, ofreciéndote siempre la mejor opción para que tu piel tenga el mejor aspecto posible.